¿Qué es la flexografía?

Flexografia

¿Te suenan términos como flexografía, cilindros anilox o tintas UV? La flexografía es la técnica de impresión más utilizada hoy en día en el mundo del packaging, es decir, los envoltorios de los productos que adquieres en cualquier establecimiento.

La técnica de flexografía permite imprimir en cualquier tipo de material gracias a unas planchas flexibles realizadas en un material fotosensible. Sobre ellas se realiza algo similar a lo que sería un negativo en fotografía, pero con relieve.

Esta plancha que se ha creado según el diseño que se pretende imprimir se coloca en un rodillo y se introduce en la máquina de flexografía donde hay otro rodillo, el anilox, que es el que se encarga de la distribución de la tinta por la plancha.

El cilindro anilox está compuesto por miles de pequeños agujeritos que recogen la tinta y, al girar, la van depositando en los relieves de la plancha. De esta manera, la plancha tiene siempre la cantidad justa de tinta para que, al entrar en contacto con el material escogido, la imagen quede impresa.

Las ventajas de la flexografía

La flexografía tiene una gran ventaja y es que permite imprimir en todo tipo de materiales, desde plásticos hasta cartones corrugados pasando por textiles. La plancha es flexible y esto facilita que pueda entrar en contacto con todo tipo de materiales de una forma eficiente.

Otra de sus ventajas es que permite una impresión rápida, algo fundamental ya que en packaging pueden ser necesarios miles de envases y es fundamental poder tenerlos lo más rápidamente posible para que no se pare la cadena.

El precio de la impresión es bajo, algo que también hay que tener en cuenta, ya que precisamente porque se tienen que realizar muchas unidades, es importante que cada una de ellas tenga un precio razonable y competitivo.

Los puntos en contra de la flexografía

Como todos los sistemas de impresión, la flexografía también tiene un punto en contra y es que la calidad de la imagen impresa nunca llega a ser tan alta como la que se consigue con otros sistemas de impresión fotográfica.

No obstante, no queremos decir que la impresión sea mala, en gran parte va a depender del material sobre el que se imprime, la calidad de la tinta escogida y también de la maquinaria empleada. Pero, a iguales calidades, hay sistemas que consiguen una mejor impresión aunque, eso sí, no sobre toda la gama de materiales con la que permite trabajar la flexografía.