¿Qué es la serigrafía? Descubre sus conceptos básicos

serigrafia

En este artículo vamos a intentar dejar más o menos claro el concepto de serigrafía además de hablar sobre los proveedores de productos para serigrafía, los cuales tienen una gran importancia para poder llevar a cabo esta técnica.

La serigrafía es una técnica de impresión que consiste en la reproducción de una imagen sobre diferentes materiales utilizando para ello una malla. Esta malla, se encuentra tensada por un marco y se impregna con tinta. Gracias a un barniz, se impide que la tinta pase al material a imprimir en las zonas que deben de quedar sin impresión.

Una de las técnicas más antiguas que se conocen

Seguramente, la serigrafía sea una de las técnicas de impresión más antiguas. Se cree que proviene de China, donde se usaba para todo tipo de impresiones decorativas. Vale para imprimir sobre papel, tela, cerámica etc y es esta versatilidad en cuanto a los materiales lo que hizo que a principios del siglo pasado, la serigrafía comenzara a emplearse para la creación de anuncios publicitarios.

A partir de ahí, la relación entre la serigrafía y la publicidad ha continuado vigente hasta nuestros días. La simplicidad de esta técnica y la gran cantidad de campos para los que resulta útil, tales como etiquetados, estampados de camisetas o creación de carteles, ha hecho que esté presente en nuestras vidas mucho más de lo que imaginamos.

Sencillez y profesionalidad

La serigrafía es una técnica tan básica que se lleva a cabo en clases de plástica y en muchos talleres en los que se enseña a quién quiere aprender a llevarla a cabo en casa. Esta técnica casera está muy bien para los fines de entretenimiento que persigue.

Por supuesto, cuando hablamos de serigrafía profesional todo es más complicado porque los resultados exigen de mucha más calidad. Aquí es donde juegan un papel importante los proveedores que ofrecen tanto la maquinaria más adecuada para producir artículos en grandes cantidades como las mejores tintas y barnices capaces de lograr resultados diferentes y adaptados a lo que el cliente busca.

La serigrafía permite acabados muy distintos no solo en función del material utilizado, sino del efecto que se quiere conseguir. Por ejemplo, con esta técnica se elaboran artículos tan diferentes como una calcomanía o una etiqueta para un producto y todos ellos tienen que conseguir un acabado perfecto y que cumpla con las exigencias de quién lo ha encargado.