Realmente se puede ahorrar en un restaurante

resuntex.es sabanas foto 3

Cuando alguien emprende la aventura de montar un restaurante o cualquier otro establecimiento que tenga que ver con el mundo de la hostelería, son muchas las preguntas las que nos asaltan la cabeza. Y es que, como seguramente ya habrás podido comprobar por ti mismo, son tantos los detalles que hay que tener en cuenta que nunca está de más tener un artículo como éste que te recuerde cuáles son los puntos claves. Más que nada porque tienes que tener en cuenta el menú, la sala, algunos elementos como la lenceria para hosteleria así como un largo etcétera que no podríamos poner aquí por falta de tiempo. Sin embargo, hablando estrictamente del ahorro en un restaurante, tenemos que decir que se puede. Y se puede si hacemos caso a algunos pilares básicos como los que te vamos a comentar a continuación.

 

Cuando hablamos de un restaurante sea este del tamaño que sea, siempre tenemos que hablar de un lugar en el que la carta esté bien diseñada y bien estructurada. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la carta debe ser más bien breve y concisa. De nada sirve tener una gran cantidad de platos ya que todos ellos son muy complicados de mantener y en muchas ocasiones seguramente no los tengamos disponibles. Es por ello por lo que nosotros recomendamos una carta escueta, en la que solo figuren platos que sean especialidades de la casa, y que se elaboren con productos de temporada. De esta manera no solamente te aseguras tenerlos siempre disponibles sino que además seguramente sean mucho más baratos a la hora de comprarlos en tu mercado más cercano.

 

Asimismo, también creemos que es una buena idea invertir en un buen mobiliario. No queremos decir, ni mucho menos, que tengamos que comprar un conjunto de muebles que sea muy caro. En absoluto. Sin embargo, se da la circunstancia de que muchas veces cuando compramos unos muebles que son excesivamente baratos, entendiendo por muebles sillas y mesas, pueden durar muy poco tiempo por lo que la inversión se tiene que repetir de manera cíclica. Es por ello por lo que estamos plenamente convencidos de que si invertimos una cantidad de dinero adicional un poco superior a lo que teníamos pensado en un primer momento, seguramente los muebles duren mucho más y no tengamos que repetir dicha inversión.
Para terminar, pensamos que también es muy importante invertir en el grupo de profesionales que nos va a rodear. Si contratamos gente experimentada y de calidad, tendremos muy pocos problemas con los clientes y eso, dentro del medio y de largo plazo, supone una buena cantidad de beneficios.