Una mudanza muy esperada

desguaceretovalladolid.com fotonueva 1

Por fin me voy de casa, no me malinterpretéis, no es que esté mal aquí con mis padres, pero es que ya tengo veintisiete años y sigo viviendo en la casa en la que crecí y con las personas que me criaron, mis padres, estos benditos que me han aguantado todo y me han querido aun con mis defectos, además, me voy a muy pocos kilómetros de distancia, actualmente vivimos en un pueblecito de Valladolid y ahora me voy a Valladolid capital, además es un bien para mí, porque yo trabajo en un desguace de coches en Valladolid llevo la contabilidad y las gestiones en tráfico desde hace ya cuatro años, así que para mí no tener que hacer los veintiséis kilómetros que separan la casa de mis padres del trabajo pues va a ser un gran cambio, sobre todo porque me permitirá dormir mas, ir a casa a comer y llegar antes por las noches, también es cierto que todas mis amistades son de la capital, por lo que mi vida social era más bien nula. Ahora pienso solucionar eso, salir a alternar con amigos es algo muy sano y deberíamos hacerlo más a menudo.

La verdad es que al principio me daba un poco de miedo, un cambio tan grande, pasar de llegar a mesa puesta porque mi madre me preparaba la comida y la cena, a ahora tener que hacerme todo, compaginar vida hogareña con vida laboral y con vida social, muchas visa son estas.

Creo que la vida se reparte en dos fases, la vida que pasa con tus padres, esa etapa maravillosa en la que te sientes querida y arropada a todas horas y pase lo que pase apoyada por las personas que más te quieren en el mundo, y la fase de la emancipación, que en mi caso a sido tardía, pero yo estaba muy bien en casa, con mis padres, es confortable llegar a casa y poder contar a tus viejitos el día tan duro de trabajo que has tenido o contarle  a tu padre el último chiste que has oído en el desguace. Esto se valora mucho, sobre todo cuando no tienes pareja y el mayor apoyo lo encuentras en tus padres.

Pero bueno nueva etapa, sonrisa a la cara y a vivir nuevas experiencias, a conocer un mundo distinto, un mundo lejos de mis padres, un mundo en el que la adulta ahora si soy yo.