Una pieza que me trae de cabeza

autingo

Debo decir que el año para mí no ha empezado bien del todo, por suerte la salud muy bien pero hemos empezado a golpe de talonario, los astros parece que se ha puesto en nuestra contra y todo lo que tenemos en casa se ha puesto de acuerdo para romperse parece ser al mismo tiempo. Empezamos con la caldera que empezó a tirar agua, nos levantamos y teníamos la encimera rebosando agua, un disgusto que desde luego no nos hizo mucha gracia pero nos consolamos diciendo que las cosas se rompen no duran para siempre. Después mi hija jugando en la cama se cargó el embellecedor de la cama y debemos llamar al carpintero para que nos lo arregle, con el mal tiempo la antena de la televisión por cable la ha roto y debemos oponer una nueva, si te pones a sumar la verdad que seguramente el mes que vienen no podamos arreglarlo todo de golpe ya que con tanto se nos va una suma importante.

Pues por si fuéramos pocos parió la abuela y llega mi marido y me dice que el coche lleva un tiempo perdiendo aceite, que lo lleva observando y que hasta le ha puesto un cartón debajo y ha comprobado que el aceite desde luego es de nuestro coche, pues toca llevarlo al taller y ver lo que le puede fallar, ya que l aceite si no lo arreglamos puede romper algo más en el coche e ir a peor. Pues nada el lunes sin falta lo llevó mi marido al taller y nos dicen que se ha roto el depresor del aceite, que el coche por dentro está bañado en aceite y que puede llegar a pudrir los manguitos y llegar a una avería mucho más grave. Aquí de verdad no sabía si reír o si llorar, porque la broma seguro que salía cara y desde luego mi marido no quería ni oír hablar de un desguace, el dice siempre que los repuestos de coches que le pongamos siempre van a ser originales, así que la papeleta es chica, me tocará echar horas extras durante el resto del año para pagar todo lo que os he dicho, eso contando porque mañana me levante y no tenga otra cosa rota, así que será mejor que toque madera cuanto antes que la mala suerte me persigue y dudo mucho que quiera soltarme.