Un desguace a la cabeza del sector

otoniel

Cuando queremos hablar de desguaces debemos tener claro que ya la mayoría no son lo que eran ni por asomo, nos encontramos ante un sector que está aprendiendo de sus errores e intentando salir adelante como puede, es más si nos damos cuenta ya sus instalaciones nada tienen que ver con las de antes si no que las van renovando con el tiempo. Evidentemente al no tratarse ya de desguaces si no de Centros Autorizados de Vehículos, nos damos cuenta como han debido cambiar las grandes naves por un sitio mejor, donde puedan realizar bien su trabajo al entrar un coche en sus instalaciones, todos sabemos que deben llevarlo a la sala de despiece y allí realizar las operaciones oportunas, además de reciclar de manera correcta cada una de sus piezas, sin duda nos encontramos ante un puesto de trabajo que no todo el mundo puede desarrollar, porque se debe ser un verdadero profesional, sobre todo a la hora de verificar las piezas que se pondrán después a la venta.

Precisamente en estos días he necesitado de un desguace, mi coche ya está mayor y cada dos por tres me da algún problema que otro, he jurado que si me toca la lotería me voy a comprar uno y ese lo paso al desguace, pero que no me toca, entonces sigo esperando por si el milagro llega en algún momento. Suelen ser piezas pequeñas que en desguace otoniel encuentro sin problema, lo mejor de todo es que como llamo muy a menudo y ya me conocen cuando me oyen me dicen ¿qué le pasa a tu coche ahora? Y la verdad que me hace gracia, claro los tengo cerca de casa y enseguida me persono cuando me dicen que la pieza está disponible y la verdad que siempre he quedado muy contenta a pesar de que las malas lenguas me decían que  no se me ocurriera.

Y es que muchas veces es mejor no hacer caso de nadie simplemente probar de primera mano y si no quedamos satisfechos no volver nunca más, pero por lo menos tendremos en nuestra mano la experiencia y el poder decir si ha merecido la pena o no. Y es que aunque los desguaces hayan tenido siempre mala fama debemos darle como a todo el beneficio de la duda porque sin duda también se lo merecen como los demás.